miércoles, 24 de abril de 2013

Si estuviera delgada...






Desde pequeña siempre he tenido una gran facilidad para soñar despierta. 

Aprovecho el rato en el autobús para pensar que soy la presidenta que va a arreglar España, otras veces soy una patinadora que ha ganado por tercera vez una medalla olímpica, otras veces pienso que negocio voy a emprender o imagino la entrevista que me harán en Forbes…

Y en todos esos sueños me imagino delgada, siempre he asociado la delgadez al éxito.

Si estuviera delgada seguro que me hubieran cogido para ese trabajo

Si estuviera delgada seguro que hubiera ido mejor en clase y hubiera aprobado Francés en octavo

Si estuviera delgada…

Hasta que te das cuenta que solo es una excusa,  la excusa perfecta para no  luchar ni hacer nada por conseguir lo que quieres.

Al refugiarme en que no estoy delgada, me excuso para no tener que estudiar y esforzarme por conseguir un trabajo mejor, para no arreglarme por las mañanas porque como no merece la pena…

Y lo peor es que lo he estado utilizando para todo.

Es una manera de sentir que yo no tengo la culpa de lo que me pasa, sino que es por culpa de mi cuerpo.

Pero se acabó, voy a luchar por mi vida, por lo que quiero y voy a luchar para sentirme bien conmigo misma, para gustarme y demostrarme que puedo comerme el mundo.

Porque en esta vida no triunfan las delgadas, si no la gente segura de sí misma, la que se quiere, se acepta y se respeta tal y como es.

2 comentarios:

Paola Villacrés dijo...

CUANDO VUELVES

Paola Villacrés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.